Los cultivos hortícolas en invernadero constituyen una parte vital de la producción agrícola moderna, permitiendo la optimización de condiciones climáticas y la gestión precisa de recursos para maximizar el rendimiento y la calidad de los productos. Para comprender mejor el desarrollo de los cultivos en invernadero, es fundamental explorar los conceptos de estado vegetativo y generativo, así como su relación con la fenología aplicada en el cultivo de tomate. 

Estado Vegetativo y Generativo

El estado vegetativo de un cultivo se refiere a la fase en la que la planta se concentra principalmente en su crecimiento estructural, como el desarrollo de hojas, tallos y raíces. Durante esta etapa, la planta establece su arquitectura y acumula nutrientes para futuros procesos reproductivos. Por otro lado, el estado generativo indica la fase en la que la planta dirige su energía hacia la producción de estructuras reproductivas, como flores, frutos y semillas.

En un invernadero, el control ambiental juega un papel crucial en la transición entre estos estados. Factores como la temperatura, la humedad, la luz y la disponibilidad de agua y nutrientes pueden influir significativamente en el equilibrio entre el crecimiento vegetativo y generativo de los cultivos.

¿Qué es la fenología?

La fenología se refiere al estudio de los eventos periódicos en el ciclo de vida de las plantas, como la germinación, la floración y la maduración de los frutos. En los cultivos hortícolas, la fenología está estrechamente relacionada con el estado vegetativo y generativo, ya que cada etapa del ciclo de vida presenta requisitos específicos de crecimiento y desarrollo.

La gestión eficaz del estado vegetativo y generativo en cultivos hortícolas en invernadero requiere un enfoque integral que combine conocimientos de fisiología vegetal, manejo agronómico y tecnología de invernadero. Algunas prácticas comunes incluyen:

  1. Monitoreo y Control Ambiental: La fenología se refiere al estudio de los eventos recurrentes en el ciclo de vida de una planta, como la floración, la maduración de los frutos y la caída de las hojas. Estos eventos están estrechamente relacionados con las condiciones ambientales, como la temperatura, la luz y la humedad. Al comprender la fenología, puedes sincronizar las prácticas agrícolas con el entorno, optimizando el uso de recursos y minimizando el estrés en las plantas.
  2. Manejo de Plagas y Enfermedades: Los eventos fenológicos también están relacionados con la aparición de plagas y enfermedades. Por ejemplo, la floración atrae a los polinizadores, pero también puede ser el momento en que ciertas plagas se establecen en la planta. Al monitorear la fenología, puedes aplicar medidas preventivas o correctivas en el momento adecuado para proteger tus cultivos.
  3. Nutrición y Riego: La fenología influye en las necesidades nutricionales y hídricas de las plantas. Durante la fase de crecimiento vegetativo, las plantas requieren más nitrógeno y agua para desarrollar una estructura robusta. En cambio, durante la floración y la fructificación, las necesidades cambian. Al ajustar la nutrición y el riego según la fenología, puedes evitar deficiencias o excesos.
  4. Manejo de la poda:  La poda es una herramienta clave. Eliminar brotes laterales y hojas en exceso ayuda a redirigir la energía hacia los racimos de flores y frutos, además nos ayuda a optimizar la arquitectura de la planta, promover un crecimiento balanceado y facilitar la polinización y la cosecha.
  5. Balance Generativo-Vegetativo: La fenología también está relacionada con el balance entre crecimiento vegetativo y generativo. Un crecimiento vegetativo excesivo puede resultar en plantas altas y frágiles, mientras que un enfoque demasiado generativo puede afectar la producción de frutos. Observar los eventos fenológicos te permite ajustar la poda, nutrición y otros aspectos para mantener un equilibrio óptimo.

Fenología Aplicada en el Cultivo de Tomate

La fenología aplicada en el cultivo de tomate implica el monitoreo de parámetros fenológicos los cuales son esenciales para comprender y evaluar el estado del cultivo. Estos indicadores nos permiten monitorear el desarrollo de las plantas y tomar decisiones informadas. Aquí están los puntos clave para el monitoreo de un cultivo de tomate tipo saladette:

Floración en tomate

Largo y Ancho de la Hoja

Durante diferentes etapas del ciclo de vida del tomate, las necesidades de la planta cambian. Por ejemplo, durante la fase de crecimiento vegetativo inicial, las hojas más grandes pueden ser indicativas de un desarrollo robusto de la planta. Mientras tanto, durante la fase de floración y fructificación, las hojas pueden disminuir de tamaño a medida que la planta redirige su energía hacia la producción de flores y frutos.

    • Se considera que un cultivo tiene tendencia vegetativa cuando muestra un crecimiento robusto y energético.
      • Largo de la Hoja: Las hojas por encima de 55 cm de largo indican una tendencia vegetativa.
      • Ancho de la Hoja: Un ancho de hoja superior a 25 cm sugiere una tendencia vegetativa.
    • Un cultivo con tendencia generativa se refiere a plantas con menor energía para el desarrollo, más delgadas y con menor vigor.
      1. Largo de Hoja: Hojas con un largo debajo de 30 cm indican una tendencia generativa.
      2. Ancho de Hoja: Un ancho menor a 15 cm también sugiere una tendencia generativa.
    • Las características de un cultivo de tomate en equilibrio o balance son:
        • Tamaño de la Hoja: Las hojas deben medir entre 35 a 45 cm de largo para considerarse en balance.
        • Ancho de la Hoja: Un ancho óptimo se encuentra entre 18 a 22 cm2.
Monitoreo fenológico de hoja en el cultivo de tomate.

Las características de un cultivo de tomate en equilibrio o balance son: Tamaño de la Hoja: Las hojas deben medir entre 35 a 45 cm de largo para considerarse en balance. Ancho de la Hoja: Un ancho óptimo se encuentra entre 18 a 22 cm2.

Crecimiento Semanal de la Planta

El monitoreo del crecimiento es crucial para entender cómo se desarrolla la planta de tomate en diferentes condiciones ambientales y de manejo, y para detectar posibles problemas de salud o estrés que puedan afectar su crecimiento y rendimiento.

    • Cultivo en Balance o equilibrio: Los crecimientos promedios dependen de la edad de la planta y el clima de desarrollo:
      • 0 a 10 Semanas DT: 25 a 28 cm semanales 
      • 11 a 20 Semanas DT: 18 a 22 cm semanales 
      • 21 a 30 semanas DT: 15 a 18 cm semanales

Monitoreo de crecimiento semanal en el cultivo de tomate

Vigor del Ápice

El ápice es el punto de crecimiento en la parte superior de la planta. Observar su vigor nos dice si la planta está activamente creciendo o si hay problemas. Para su medición se busca evaluar el grosor del tallo en el punto en el que se ubicaba el ápice una semana previa a la medición.

    • Por encima de 12 mm es señal de un estado vegetativo en la planta
    • Debajo de 10 mm es indicador que la planta está en un estado generativo
    • El grosor promedio es de 10 a 12 mm

Largo de Entrenudos

En un cultivo de tomates es una medida crucial para evaluar y gestionar el desarrollo de las plantas

    • El largo de los entrenudos afecta la distancia entre las hojas y los racimos de frutas. Un largo de entrenudo promedio de 8 a 11 cm permite un buen desarrollo del racimo, además permite una distribución uniforme de la luz solar y la ventilación, lo que influye en la salud y el rendimiento de la planta.
    • Entrenudos más cortos favorecen la producción de frutas. Cuando son óptimos, la planta canaliza más energía hacia la formación de flores y frutos. Esto es especialmente importante en la etapa generativa.

Número de Racimos y Frutos

La medición del número de frutas y racimos en un cultivo tiene relevancia significativa en la agricultura, por ejemplo, nos permite estimar la cantidad de tomates que se cosecharán, lo cual es crucial para planificar la venta y distribución, además de que nos ayuda a mantener la planta en equilibrio, evitando sobrecargarla o dejarla con poca fruta, lo que afectaría su desarrollo y la calidad de la cosecha.

    • Número de Racimos: Se mantiene un estándar de 7 a 8 racimos ya amarrados más 3 racimos en desarrollo.
    • Frutos por Racimo: Se debe mantener una velocidad de floración de 1 a 1.2 racimos por semana y 8 flores por racimo.
    • Frutos Totales Colgados: Para asegurar un buen llenado de fruta, se controla el número total de frutas colgadas en la planta, idealmente 42 a 48 frutas en total.

Número de Hojas

El número de hojas se ajusta según el clima y el estado fenológico, lo que influye en el desarrollo del cultivo. Un número adecuado de hojas asegura un equilibrio entre el crecimiento vegetativo y la producción de frutas.

    • Mantener entre 12 a 20 hojas ayuda a controlar el tamaño del cultivo y el llenado de la fruta.

Como puedes ver la fenología aplicada en el cultivo de tomate es una danza entre el balance vegetativo y generativo. Al ajustar nuestras prácticas según las señales fenológicas, podemos lograr un aumento de la calidad y rendimiento de nuestros cultivos.

Ahora que aprendiste sobre el monitoreo fenológico, ¿te interesa dar el siguiente paso y aplicar estrategias para el balance de cultivos en sus etapas vegetativas y generativas? Si tu respuesta en SMEAP nos complace en invitarte al 1er Simposio Técnico Online «Estrategias Efectivas en la Producción de Hortalizas». 

El Simposio está estructurado en 6 conferencias para que tengas las bases agronómicas suficientes para lograr un enfoque productivo sostenible📉🍅💵

  1. 𝗕𝗶𝗼𝗲𝘀𝘁𝗶𝗺𝘂𝗹𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝗿𝗮𝗱𝗶𝗰𝘂𝗹𝗮𝗿: La base para una producción óptima. 🌱🥒
  2. 𝗠𝗮𝗻𝗲𝗷𝗼 𝗱𝗲𝗹 𝗦𝗨𝗘𝗟𝗢 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝗽𝗿𝗼𝗱𝘂𝗰𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝗱𝗲 𝗵𝗼𝗿𝘁𝗮𝗹𝗶𝘇𝗮𝘀: Estrategias para mejorar la fertilidad y la salud del suelo. 🌿🔬
  3. 𝗕𝗮𝗹𝗮𝗻𝗰𝗲𝘀 𝗙𝗲𝗻𝗼𝗹𝗼́𝗴𝗶𝗰𝗼𝘀 a través de nutrición, clima y labores culturales. 🌤️🥬
  4. 𝗥𝗶𝗲𝗴𝗼 𝗲𝗳𝗶𝗰𝗶𝗲𝗻𝘁𝗲: Maximiza la producción y minimiza el impacto ambiental. 💧🫑
  5. Estrategias 𝗡𝘂𝘁𝗿𝗶𝗰𝗶𝗼𝗻𝗮𝗹𝗲𝘀 𝗱𝗲 𝗖𝗮 𝘆 𝗞 en: floración, amarre y cuajado de frutos. 🌼🍅
  6. 𝗙𝗲𝗿𝘁𝗶𝗹𝗶𝘇𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝗙𝗼𝗹𝗶𝗮𝗿: Experiencias de respuesta por diferentes cultivos. 👨🏽‍🌾🍃🍓

¿Cuándo? El curso se desarrollará en en las siguientes fechas: 09, 10, 11, 16, 17 y 18 de Abril

¿𝙌𝙪𝙞𝙚𝙧𝙚𝙨 𝙢𝙖́𝙨 𝙞𝙣𝙛𝙤𝙧𝙢𝙖𝙘𝙞𝙤́𝙣❓ ⬇️⬇️Da click en el siguiente enlace⬇️⬇️ https://smeapmexico.org/simposio-estrategias-en-hortalizas

Fuente consultada:

  • Webinar SMEAP: Fenología Aplicada en Tomate (2024), Rodolfo Hernández.
  • Taiz, L., Zeiger, E., Møller, I. M., & Murphy, A. (2015). Plant Physiology and Development. Sinauer Associates, Incorporated.
  • Heuvelink, E. (2005). Tomatoes. CABI Publishing.
  • Hochmuth, G. J., & Hochmuth, R. C. (2002). Best management practices for fertilizer use in greenhouse and nursery production. IFAS Extension, University of Florida.
  • Lang, A. (1987). Physiological control of flowering. Journal of Plant Growth Regulation, 6(1-4), 1-15

0 Comments

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.