Pelos absorbentes de una raíz de hortaliza.

Bioestimulación Radicular en Hortalizas

La bioestimulación radicular es una práctica agronómica que consiste en aplicar productos que contienen sustancias o microorganismos que favorecen el desarrollo, la salud y la función de las raíces de las plantas. El objetivo es mejorar el rendimiento y la calidad de los cultivos, así como la resistencia a factores bióticos y abióticos.

Inducción de Resistencia en Cultivos Agrícolas

La inducción de resistencia en cultivos agrícolas consiste en estimular el sistema inmune de las plantas mediante la aplicación de sustancias llamadas inductores de resistencia, que pueden ser de origen biológico, químico o físico. Estos inductores activan diversas rutas metabólicas en las plantas que les permiten detectar, reconocer y responder a los agentes patógenos que las atacan, como hongos, bacterias, virus, nemátodos o insectos.

La Evapotranspiración y el Manejo del Riego

La evapotranspiración se refiere al conjunto de dos eventos que ocurren al mismo tiempo, por un lado, la evaporación y por otro la transpiración. Seguramente has escuchado que el suministro de agua a en la agricultura depende de múltiples factores tales como, el tipo de cultivo, la edad de las plantas, la época del año, la ubicación geográfica, el tipo de suelo entre otros más y que todo esto debe ser medible para tener datos y tomar las mejores decisiones que garanticen el éxito en tu producción.

Funciones del Potasio en la Plantas

El potasio es un elemento esencial para el crecimiento y desarrollo de las plantas. Juega un papel fundamental en la regulación de la apertura y cierre de los estomas, los poros microscópicos que se encuentran en las hojas y que permiten el intercambio de gases, como el dióxido de carbono y el oxígeno.
Los exudados liberados durante la germinación de las semillas proveen al patógeno edáfico de una base nutritiva que facilita la patogénesis.
Los tejidos jóvenes tienen una escasa resistencia constitutiva de las enfermedades.

Tipos de Poda en Arándano

Existen diversos tipos de poda en arándano que pueden utilizarse en algún momento de la producción con el objetivo de mejorar algunos aspectos particulares, las podas más comunes en el cultivo son: Podas productivas, podas de saneamiento, podas de formación y podas de renovación, cada una tiene un objetivo particular y se realizan de acuerdo con la variedad, el clima y otros factores.

Manejo de Raíces en Arándano

El tener una raíz sin pelos absorbentes significa un problema para la producción, pues esto acorta su vida; en promedio la vida de las raíces del arándano es de 40 días, por lo tanto, es de suma importancia inducir a la planta a que genere raíz de manera constante para obtener buenos rendimientos. Como dato, más del 30% del rendimiento del arándano se asegura solo con un buen manejo de la raíz.
Los exudados liberados durante la germinación de las semillas proveen al patógeno edáfico de una base nutritiva que facilita la patogénesis.
Los tejidos jóvenes tienen una escasa resistencia constitutiva de las enfermedades.

Enfermedades en Semilleros Hortícolas

Debemos tener en cuenta que, durante la germinación, la emergencia y el desarrollo inicial, las plantas son especialmente susceptibles a la infección por los patógenos; y ello básicamente por dos razones:

Los exudados liberados durante la germinación de las semillas proveen al patógeno edáfico de una base nutritiva que facilita la patogénesis.
Los tejidos jóvenes tienen una escasa resistencia constitutiva de las enfermedades.